El BLOG de Benito Caetano

Comunicación, asuntos públicos y otras emergencias...

El Club Bilderberg, este año en Turin…

La reunión del Club Bilderberg -aka ‘Los amos del mundo’-  tiene lugar desde ayer y hasta el domingo en Turín, con 131 participantes de 23 países.

La regla Chatham está vigente: se puede decir qué, pero no quien.

Los temas clave para la discusión de este año incluyen:

  1. Populismo en Europa
  2. El desafío de la desigualdad
  3. El futuro del trabajo
  4. Inteligencia artificial
  5. Los Estados Unidos antes de los exámenes de mitad de período
  6. Libre comercio
  7. Liderazgo mundial de los Estados Unidos
  8. Rusia
  9. Computación cuántica
  10. Arabia Saudita e Irán
  11. El mundo de “pos-verdad”
  12. Eventos actuales

La lista de invitados es la siguiente, para que ustedes saquen sus propias conclusiones y traten de averiguar a qué se va allí, ya que no están permitidos los periodistas…:

Seguir leyendo

El futuro del trabajo: ocho escenarios

¿Cual será el futuro del trabajo?.  Hay tres elementos en juego, que pueden ser determinantes: el cambio tecnológico y su impacto en los modelos de negocio, la evolución del aprendizaje entre los trabajadores y, por último, la magnitud de la movilidad laboral.

La combinación de tales elementos da ocho escenarios posibles para el futuro del mundo laboral, que no los enumero: lo enseño sintetizados a partir de una infografía sobre la base del World Economic Forum de enero de 2018:

¿Bajaron las promociones públicas o se olvidaron de la utilidad de Internet?

Levemente, si, pero las empresas andaluzas dieron un paso atrás en su uso de Internet en 2017.  Si se fijan en las tablas, verán que las empresas en Internet, con menos de 10 trabajadores, descendieron el año pasado un poco, mientras el numero de empresas con Internet y página web bajaron 4 puntos.  Tras una subida el año anterior, bajan.

Sin embargo, suben considerablemente las empresas con conexión de banda ancha móvil: 6 puntos; lo que quiere decir que se cuentan como tales los teléfonos de los autónomos con Internet, como si fueran tecnología de la actividad…

(Fuente: Estudio sobre la Sociedad Digital en España, 2017)

 

La tres caras de las Fake News o #fakenews

Cansado de oír hablar de las impropiamente llamadas #fakenews y del machaconeo intencionado con el que nos castigan los medios hegemónicos, trataré de aportar algo a la cuestión con una hipótesis que propone ahondar en los significados y ofrecer nuevas definiciones del concepto.

Esto es porque considero que no existe un sólo tipo, así en genérico, de #fakenews sino varios: al menos tres; y que todo intento de unificación sólo persigue confundir a la peña.

Primero quiero dejar constancia de que las #fakenews no son las simples noticias falsas ni las mentiras ni los embustes de toda la vida, sino algo más profundo y desde luego más y, a veces, peor intencionado.

Propongo tres tipos y/o categorías distintas y lo hago con sus etiquetas y siguiendo el anglicismo que tanto ha prosperado:

 

Real Fake News (#realfakenew)

Son los bulos, noticias directamente falsas y generalmente poco creíbles y hasta absurdas que tratan de enredar a la gente incauta y de leve inteligencia. Suelen ser zapatazos burdos hechos por gente grosera y descomunal. Como digo, sólo engañan a bobos y bobas, aunque son repercutidas por gente pervertida aparentemente inteligente y consciente de la inmensidad de su público objetivo tanto como del daño sistémico que hacen.

Official Fake News (#officialfakenew)

En realidad hablamos de pura propaganda.  Pero por afinar diremos que son aquellas noticias difundidas por gobiernos, gobernantes y gente afín que, con mentiras manifiestas, tratan de conducir a la opinión pública a creencias falsas sobre los hechos de gobierno y sus circunstancias, sobre las razones de estos hechos y decisiones o sobre los resultados de su gestión. Suelen engañar a la gran mayoría de la población votante y tiene resultados catastróficos para el buen ir de nuestra sociedad y para nuestro bienestar y progreso Son las realmente peligrosas y las que, a mi juicio, habría que combatir si titubeos

Fake Fake News (#fakefakenew)

Son noticias ciertas, documentadas y generalmente relevantes, pero que no convienen a la estrategia de propaganda del poder ni de sus propietarios y adláteres. La táctica de descalificación de las mismas ante la opinión pública suele apoyarse en las Official Fake News referidas anteriormente. Tratando de confundirlas con los bulos ante la opinión pública, son el objetivo real de la actual campaña del aparato del Estado y sus medios públicos y arrendados (que son los más).

 

Y lo más curioso de todo este montaje es que las recetas oficiales para detectar las #fakenews, que insisten sobre todo en identificar las fuentes,  son perfectamente aplicables en todos estos casos, siempre que consideremos que siempre es la certeza la que determina la credibilidad de la fuente y no la fuente la que siempre respalda la certeza de la noticia.

Como dije, lanzo una hipótesis para la definición de las genéricamente llamadas #fakenews.

Me alegraría recibir opiniones y propuestas…

Cambios de vértigo, que dejarán a mucha gente atrás si no despabilamos…

Preciso o sólo aproximado, lo que me pregunto es cuánta gente conoces, de esa gente que te rodea no de la ficción de lo virtual, que creas que va a ser capaz de salir adelante sin perderse de estas evoluciones.  Piensa en cuanta gente se ha quedado en la brecha con la simple -ahora la vemos simple…- llegada y la posterior generalización de los ordenadores a nuestra sociedad.

Ahora le evolución es logarítmica y, por ende, la brecha crecerá también exponencialmente.

La otra pregunta puede ser en qué carajo estarán pensando, si es que están pensando en algo, esas administraciones e instituciones que tan bien y con tanto esfuerzo costeamos…

Os emplazo a leer este artículo del MIT y darle unas vueltas a la cuestión:

technologyreview.es/18-cambios-exponenciales-que-nos-esperan-en-2018

Suerte.

·

 

El Test de Rorschach, el cartel de los belenistas y esa cierta parte de la sociedad #sevillana…

Todo el mundo habéis oído hablar del test de Rorschach y lo habéis visto, si no personalmente, seguro de que si en películas y series.

¿Lo reconocéis?. El test de Rorschach es una técnica de diagnóstico utilizada por psicólogos, psicoanalistas y terapeutas. Su aplicación sirve para evaluar la personalidad… vamos: para descubrir o constatar cómo funciona el coco -disculpen el vulgarismo- de una persona.

El terapeuta o analista te va enseñando láminas como la de arriba y tu le vas diciendo lo que ves en ellas. Como son bastante abstractas, lo que cuentas que ves viene a ser una producción de ti mismo: de tus fobias, de tus miedos… de tus deseos.

Y aquí quería llegar yo, que lo primero que he pensado cuando he conocido la polémica sobre el cartel de los belenistas sevillanos es que éste, con su arcángel y su Giralda y su azucena o lo que sea que sea que retrata, ha venido a actuar en ciertos sectores de la sociedad sevillana como una lámina de un curioso test de Rorschach particular y que, al ver la imagen, cada quien ha sacado a relucir sus fantasmas, sus obsesiones y sus otras negruras… o sus deseos.

Este es el objeto detonante…

El otro día en la serie “La que se avecina” hicieron un gag en el que presentaron a uno de los personajes una de las láminas reales del test de Rorschach y Vicente, que era el tal, respondió inmediatamente: “Yo ahí veo un fuera de juego clarísimo”…

Y en el dichoso cartel -que por cierto no es ni menos ni más bueno que los de años anteriores-, muchos han visto lo que públicamente y hasta con aspavientos y escándalo han dicho que han visto.

¿Lo pillamos?

Si queréis me explico más…

Magallanes, #Sevilla y el XII Centenario de la Primera Vuelta al Mundo: cuestión de entenderlo

Vas al cine en #Sevilla, en la misma Sevilla en la que tanto trabajo está costando que se comprenda la enorme importancia de la Primera Vuelta al Mundo, de Fernando de Magallanes en la historia trascendente del mundo, del V Centenario en 2019 de aquellos hechos que cambiaron nuestra historia global para siempre…

Vas al cine en Sevilla a ver una peli de ciencia ficción, de enorme presupuesto, una peli de Luc Besson que se llama “Valerian y la ciudad de los mil planetas”: todo un espectáculo, una superproducción que aconsejo para disfrutar…

Vas al cine en Sevilla, te sientas en tu butaca, con tu refresco y tus palomitas; se apaga la luz, pasan los anuncios, comienza al fin la película…

Y te encuentras con esto:

 

Y piensas, apesadumbrado, que aquí no acabamos por enterarnos, que pasamos hasta de nuestras propias fortalezas, que tenemos una cultureta endeble y medio ciega…

¡Con la de provecho que le podría sacar esta ciudad de Sevilla al hecho de haber sido el principio y el final de aquella epopeya de Magallanes y Elcano, aquella que dio origen a la globalización, aquella que es conocida, valorada y famosa en todo el orbe… ! ¡Aquella que los guionistas de Hollywood creen hoy que se recordará y seguirá siendo un símbolo global hasta en el siglo XXVIII…!

¡Que pena!.

« Siguientes entradas