¿Para cuando una Asociacion de Abogados Progresistas, que nos defienda, querrellándose o denunciando efectivamente ante los tribunales de justicia, de los ataques a la sensibilidad de quienes no estamos por la caspa ni por las creencias particulares de cada cual en una democracia social y un estado de derecho?

Frente a las estupideces de los procesos como el del coño insumiso, frente a los nombramientos de vírgenes y santos de una creencia concreta como hérores del Estado y de sus políticas, frente a políticos electos desfilando en procesiones y presidiendo actos caducos… frente al entregismo de nuestros representantes, en pleno siglo XXI, ante tradiciones de otros tiempos, que suponen un freno, cuando no un retroceso en las conquistas del estado democratico y social… frenta a los dictados del calendario de una iglesia entre tantas…

Hay a quienes nos ofende que los representantes publicos desfilen en procesiones, celebren fiestas y adapten su calendario y el nuestro a las celebraciones de una religión concreta, acudan a actos de antiguas familias golpistas, rindan pleitesia a tradiciones y creencias de parte, se callen ante ofensas historicas contra el pueblo…

Y estamos desvalidos frente a los ataques organizados de los que siempre se han opuesto -.documentado- al progreso, defendiendo su beneficioso estatus -documentado- y de los que han frenado a España -documentado- conscientemente durante siglos y siglos.

¿O es que no hay abogados progresistas?