El BLOG de Benito Caetano

Comunicación, asuntos públicos y otras emergencias...

Categoría: ASUNTOS PUBLICOS (página 1 de 2)

El FODA mejor que el DAFO. Y luego, sin duda, el MECA…

Es curioso que aqui se llame DAFO al análisis más popular de entorno del mundo, poniendo por delante la D de Debilidades de nuestra organziación. No me negarán que es un enfoque tela de pesimista, cuando es la F de Fortalezas lo primero que deberíamos considerar en nuestra empresa: ¿Cuales son nuestra fortalezas, que es lo mejor que tenemos…?

Yo personalmente suelo enfocarlo como FODA, ya sabéis: parto de lo bueno que tengo, de las oportunidades que se me brindan y luego analizo que es lo que le puede estorbar a mis planes. En esto hago algo paracedido a los angloparlantes, que llaman SWOT, empezando por la S de Strengths, sus análisis.

Dicho esto a modo de preámbulo, dejamos atrás el FODA y el SWOT y vayamos al CAME. ¿Demasiadas siglas?  No, sólo códigos… 😉

El CAME o método MECA, en línea con nuestro postulado, es una forma de complementar el FODA, un paso adelante.

Son iniciales que responden a los términos Mantener, Explotar, Corregir, Afrontar; respectivamente, de las Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas.

Lean sobre ello, infórmense y valoren, porque son realmente las propuestas estratégicas las que cuentan y no el análisis. Ya hecho éste, claro…

El futuro del trabajo: ocho escenarios

¿Cual será el futuro del trabajo?.  Hay tres elementos en juego, que pueden ser determinantes: el cambio tecnológico y su impacto en los modelos de negocio, la evolución del aprendizaje entre los trabajadores y, por último, la magnitud de la movilidad laboral.

La combinación de tales elementos da ocho escenarios posibles para el futuro del mundo laboral, que no los enumero: lo enseño sintetizados a partir de una infografía sobre la base del World Economic Forum de enero de 2018:

La tres caras de las Fake News o #fakenews

Cansado de oír hablar de las impropiamente llamadas #fakenews y del machaconeo intencionado con el que nos castigan los medios hegemónicos, trataré de aportar algo a la cuestión con una hipótesis que propone ahondar en los significados y ofrecer nuevas definiciones del concepto.

Esto es porque considero que no existe un sólo tipo, así en genérico, de #fakenews sino varios: al menos tres; y que todo intento de unificación sólo persigue confundir a la peña.

Primero quiero dejar constancia de que las #fakenews no son las simples noticias falsas ni las mentiras ni los embustes de toda la vida, sino algo más profundo y desde luego más y, a veces, peor intencionado.

Propongo tres tipos y/o categorías distintas y lo hago con sus etiquetas y siguiendo el anglicismo que tanto ha prosperado:

 

Real Fake News (#realfakenew)

Son los bulos, noticias directamente falsas y generalmente poco creíbles y hasta absurdas que tratan de enredar a la gente incauta y de leve inteligencia. Suelen ser zapatazos burdos hechos por gente grosera y descomunal. Como digo, sólo engañan a bobos y bobas, aunque son repercutidas por gente pervertida aparentemente inteligente y consciente de la inmensidad de su público objetivo tanto como del daño sistémico que hacen.

Official Fake News (#officialfakenew)

En realidad hablamos de pura propaganda.  Pero por afinar diremos que son aquellas noticias difundidas por gobiernos, gobernantes y gente afín que, con mentiras manifiestas, tratan de conducir a la opinión pública a creencias falsas sobre los hechos de gobierno y sus circunstancias, sobre las razones de estos hechos y decisiones o sobre los resultados de su gestión. Suelen engañar a la gran mayoría de la población votante y tiene resultados catastróficos para el buen ir de nuestra sociedad y para nuestro bienestar y progreso Son las realmente peligrosas y las que, a mi juicio, habría que combatir si titubeos

Fake Fake News (#fakefakenew)

Son noticias ciertas, documentadas y generalmente relevantes, pero que no convienen a la estrategia de propaganda del poder ni de sus propietarios y adláteres. La táctica de descalificación de las mismas ante la opinión pública suele apoyarse en las Official Fake News referidas anteriormente. Tratando de confundirlas con los bulos ante la opinión pública, son el objetivo real de la actual campaña del aparato del Estado y sus medios públicos y arrendados (que son los más).

 

Y lo más curioso de todo este montaje es que las recetas oficiales para detectar las #fakenews, que insisten sobre todo en identificar las fuentes,  son perfectamente aplicables en todos estos casos, siempre que consideremos que siempre es la certeza la que determina la credibilidad de la fuente y no la fuente la que siempre respalda la certeza de la noticia.

Como dije, lanzo una hipótesis para la definición de las genéricamente llamadas #fakenews.

Me alegraría recibir opiniones y propuestas…

El Test de Rorschach, el cartel de los belenistas y esa cierta parte de la sociedad #sevillana…

Todo el mundo habéis oído hablar del test de Rorschach y lo habéis visto, si no personalmente, seguro de que si en películas y series.

¿Lo reconocéis?. El test de Rorschach es una técnica de diagnóstico utilizada por psicólogos, psicoanalistas y terapeutas. Su aplicación sirve para evaluar la personalidad… vamos: para descubrir o constatar cómo funciona el coco -disculpen el vulgarismo- de una persona.

El terapeuta o analista te va enseñando láminas como la de arriba y tu le vas diciendo lo que ves en ellas. Como son bastante abstractas, lo que cuentas que ves viene a ser una producción de ti mismo: de tus fobias, de tus miedos… de tus deseos.

Y aquí quería llegar yo, que lo primero que he pensado cuando he conocido la polémica sobre el cartel de los belenistas sevillanos es que éste, con su arcángel y su Giralda y su azucena o lo que sea que sea que retrata, ha venido a actuar en ciertos sectores de la sociedad sevillana como una lámina de un curioso test de Rorschach particular y que, al ver la imagen, cada quien ha sacado a relucir sus fantasmas, sus obsesiones y sus otras negruras… o sus deseos.

Este es el objeto detonante…

El otro día en la serie “La que se avecina” hicieron un gag en el que presentaron a uno de los personajes una de las láminas reales del test de Rorschach y Vicente, que era el tal, respondió inmediatamente: “Yo ahí veo un fuera de juego clarísimo”…

Y en el dichoso cartel -que por cierto no es ni menos ni más bueno que los de años anteriores-, muchos han visto lo que públicamente y hasta con aspavientos y escándalo han dicho que han visto.

¿Lo pillamos?

Si queréis me explico más…

El reto de saber aprovechar el V Centenario de la Primera Vuelta al Mundo desde #Sevilla

Dentro de un par de años se cumplirán los 500 desde que partió de Sevilla la expedición que verificó, entre otras cosas, que la Tierra es redonda, sus recursos son finitos y hay una sola especie humana que la gobierna en todo el orbe: la expedición Magallanes-Elcano tuvo ante sí, de manera empírica, la primera visión global del mundo en que vivimos.

No es un asunto doméstico: es global. Entre 2019 y 2022 España conmemorará esa trascendente hazaña y, para ello, en los últimos meses, se ha puesto en marcha la máquina del Estado, creando una comisión nacional para el caso e iniciando la creación de comisiones ministeriales específicas, introduciendo beneficios fiscales ya en los presupuestos de 2017 y encargando a sus distintos departamentos la planificación de acciones al respecto. Podría parecer demasiado tarde, pero no lo es. Todavía…

En Sevilla, ya en 2007, la sociedad civil se movió para proponer un modelo de conmemoración que, yendo más allá de la justa memoria, sea capaz de producir verdaderas oportunidades de desarrollo y proyección para nuestra tierra y sus gentes. Con esta ciudad liderando la efeméride de la que fue protagonista principal.

Así nació la Iniciativa Ciudadana Sevilla 2019-2022, con la misión de provocar el escenario en el que reunir y promover el trabajo conjunto y en red de todas las partes interesadas. Un ejercicio de innovación social, pilotado por la Fundación Civiliter, en el que se lleva 10 años trabajando por una conmemoración que trascienda del papel y los acontecimientos festivos, que suponga un verdadero posicionamiento en lo global y una oportunidad de progreso y generación de riqueza. La sociedad civil desarrollando ideas, propuestas… persiguiendo una conmemoración global, humanista, positiva. Y, sobre todo, rentable en todos los aspectos posibles. Con poco respaldo tangible por parte de las autoridades locales y regionales que, hasta ahora, no parecen muy interesadas ni operativas con el acontecimiento…

Sin embargo el momento sigue siendo inmejorable. El mundo se está “psicoanalizando”: todos los escenarios de futuro se colocan en la franja 2020-2030. Es una época de cambios: una oportunidad -aún aprovechable si nos ponemos realmente a ello- para colocarnos en el discurso internacional, en la sociedad futura que ya va siendo presente.

La Tierra y la humanidad que la habita necesitan, en estos tiempos, de esfuerzos que faciliten la universalización del conocimiento y de las opciones, a la par que necesita el despertar de una nueva conciencia, ya avistada por algunos, que entienda nuestro mundo, y sus posibles extensiones hacia el espacio, como algo vivo, sensible y trascendente. Hay miles de posibles proyectos que desarrollar, miles de preguntas que hacerse, miles de necesidades que cubrir. Y Sevilla, como origen y final de aquella trascendente epopeya, puede ser el escenario, el símbolo que visualice todo ese proceso global.

Sólo quedan dos años para la gran prueba. No es mucho tiempo pero no hay que desesperar. En menos tiempo, entre 1517 y 1519, Magallanes consiguió el apoyo de la Corona en el siglo XVI, reunió la financiación necesaria y montó la armada que habría de llevar a cabo esta gesta histórica, global y esencial para comprender el mundo que vino después y hasta hoy.

Aún podemos hacer cosas, muchas, las que nos propongamos seria y eficientemente: todas. Menos perder el tiempo…

La religión cuenta como nota, ¿pero alguien se toma en serio la evaluación de la asignatura?

La gente tiene en general una idea tan simple como errónea de la asignatura de religión en la escuela, considerándola algo sin más contenido que el de su efecto social o de confirmación de pertenencia a cierto grupo social mayoritario.  Una “maría”, vamos.

Sin embargo es ahora, por obra y gracia de nuestro Congreso de los Diputados, una asignatura que puntúa en el currículum y su nota cuenta, por ejemplo, para la selectividad.  Así pues, su cometido no es dar un mero servicio social, ciertamente muy demandado, sino desarrollar determinados conocimientos” y competencias que deben responder a una metodología didáctica y ser evaluable de acuerdo con ciertos parámetros.

Cada cual con su conciencia: no entraré en si debe haber o no haber asignaturas basadas en creencias o construidas sobre contenidos indemostrables, pero si las hay deben ser tratadas igual que las demás asignaturas…

Sobre esto sí que quiero llamar la atención: sobre su dudosa evaluación. Si hay un plan didáctico, si el alumnado debe alcanzar determinados objetivos y si sobre ellos es sobre lo que debe evaluarse seriamente dicha asignatura, veo tela de complicado que haya muchos chavales que aprobarán la asignatura de religión en España, de acuerdo con el “currículo de la enseñanza de Religión Católica de la Educación”, elaborado por le Conferencia Episcopal -que en esto sustituye al Estado- y publicado en el BOE.

Si quieren entretenerse un rato, echen un vistazo a dicho currículo, sobre todo a la parte final, la de “contenidos, criterios de evaluación y estándares de aprendizaje evaluables” y díganme si conocen a muchos niños o niñas capaces de sacar una buena nota en un examen serio de la materia.  Prueben con su entorno si les apetece jugar o con ustedes mismos…

Y no vale engañarse de antemano: todos sabemos por los hechos que, usando palabras de la chavalería que tengo  más cercana, “en religión no hay que estudiar y siempre se saca buena nota… y en ética si que hay que trabajar…”

Y lean si quieren los currículos de las demás religiones, que son por el estilo…

Saber trabajar con nuevas ideas para la #innovacion en lo público

Como dice la gente de Nesta, “Las nuevas ideas son clave para el progreso humano, la prosperidad y la felicidad. En un mundo que cambia rápidamente, necesitamos nuevas ideas para afrontar los grandes desafíos que enfrentamos y capacitar a la gente para dar forma al futuro”.

Lo que pasa es que a las estructuras públicas, por su falta de agilidad y escasa eficacia, les cuesta trabajo no sólo facilitar la incorporación de nuevas ideas a sus análisis y procesos sino, incluso, su detección.

La innovación en la administración pública es tan imposible como imposible es que, desde su lógica, se acepte que la cooperación -la cooperación real, se entiende, no la propagandística…- es la única vía: la cooperación con la sociedad civil, con sus organizaciones pero también con sus individuos.

Para eso hay que cambiar actitudes y desarrollar ciertas habilidades.  En Nesta han preparado este cuadro, para ir orientándose…

 

 

Mmmm

Antiguas entradas