El BLOG de Benito Caetano

Comunicación, asuntos públicos y otras emergencias...

Categoría: INNOVACION

El FODA mejor que el DAFO. Y luego, sin duda, el MECA…

Es curioso que aqui se llame DAFO al análisis más popular de entorno del mundo, poniendo por delante la D de Debilidades de nuestra organziación. No me negarán que es un enfoque tela de pesimista, cuando es la F de Fortalezas lo primero que deberíamos considerar en nuestra empresa: ¿Cuales son nuestra fortalezas, que es lo mejor que tenemos…?

Yo personalmente suelo enfocarlo como FODA, ya sabéis: parto de lo bueno que tengo, de las oportunidades que se me brindan y luego analizo que es lo que le puede estorbar a mis planes. En esto hago algo paracedido a los angloparlantes, que llaman SWOT, empezando por la S de Strengths, sus análisis.

Dicho esto a modo de preámbulo, dejamos atrás el FODA y el SWOT y vayamos al CAME. ¿Demasiadas siglas?  No, sólo códigos… 😉

El CAME o método MECA, en línea con nuestro postulado, es una forma de complementar el FODA, un paso adelante.

Son iniciales que responden a los términos Mantener, Explotar, Corregir, Afrontar; respectivamente, de las Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas.

Lean sobre ello, infórmense y valoren, porque son realmente las propuestas estratégicas las que cuentan y no el análisis. Ya hecho éste, claro…

El futuro del trabajo: ocho escenarios

¿Cual será el futuro del trabajo?.  Hay tres elementos en juego, que pueden ser determinantes: el cambio tecnológico y su impacto en los modelos de negocio, la evolución del aprendizaje entre los trabajadores y, por último, la magnitud de la movilidad laboral.

La combinación de tales elementos da ocho escenarios posibles para el futuro del mundo laboral, que no los enumero: lo enseño sintetizados a partir de una infografía sobre la base del World Economic Forum de enero de 2018:

¿Bajaron las promociones públicas o se olvidaron de la utilidad de Internet?

Levemente, si, pero las empresas andaluzas dieron un paso atrás en su uso de Internet en 2017.  Si se fijan en las tablas, verán que las empresas en Internet, con menos de 10 trabajadores, descendieron el año pasado un poco, mientras el numero de empresas con Internet y página web bajaron 4 puntos.  Tras una subida el año anterior, bajan.

Sin embargo, suben considerablemente las empresas con conexión de banda ancha móvil: 6 puntos; lo que quiere decir que se cuentan como tales los teléfonos de los autónomos con Internet, como si fueran tecnología de la actividad…

(Fuente: Estudio sobre la Sociedad Digital en España, 2017)

 

Cambios de vértigo, que dejarán a mucha gente atrás si no despabilamos…

Preciso o sólo aproximado, lo que me pregunto es cuánta gente conoces, de esa gente que te rodea no de la ficción de lo virtual, que creas que va a ser capaz de salir adelante sin perderse de estas evoluciones.  Piensa en cuanta gente se ha quedado en la brecha con la simple -ahora la vemos simple…- llegada y la posterior generalización de los ordenadores a nuestra sociedad.

Ahora le evolución es logarítmica y, por ende, la brecha crecerá también exponencialmente.

La otra pregunta puede ser en qué carajo estarán pensando, si es que están pensando en algo, esas administraciones e instituciones que tan bien y con tanto esfuerzo costeamos…

Os emplazo a leer este artículo del MIT y darle unas vueltas a la cuestión:

technologyreview.es/18-cambios-exponenciales-que-nos-esperan-en-2018

Suerte.

·

 

Saber trabajar con nuevas ideas para la #innovacion en lo público

Como dice la gente de Nesta, “Las nuevas ideas son clave para el progreso humano, la prosperidad y la felicidad. En un mundo que cambia rápidamente, necesitamos nuevas ideas para afrontar los grandes desafíos que enfrentamos y capacitar a la gente para dar forma al futuro”.

Lo que pasa es que a las estructuras públicas, por su falta de agilidad y escasa eficacia, les cuesta trabajo no sólo facilitar la incorporación de nuevas ideas a sus análisis y procesos sino, incluso, su detección.

La innovación en la administración pública es tan imposible como imposible es que, desde su lógica, se acepte que la cooperación -la cooperación real, se entiende, no la propagandística…- es la única vía: la cooperación con la sociedad civil, con sus organizaciones pero también con sus individuos.

Para eso hay que cambiar actitudes y desarrollar ciertas habilidades.  En Nesta han preparado este cuadro, para ir orientándose…

 

 

Mmmm

Necesidad de (re)CONSTRUIR nuestros PARQUES

Los parques se inventaron cuando predominaba la idea de separar la naturaleza de la cultura. La naturaleza era algo de donde se extraían recursos para el provecho humano y de lo que en realidad había que protegerse. Así, los parques fueron concebidos como naturaleza domesticada a nuestro servicio.

Esto está superado. Los parques evolucionan convirtiéndose en escenarios para la construcción social, en espacios que entretejen dinámicamente la cultura urbana y que son un reflejo interdisciplinario de las ciudades y de sus habitantes. En las ciudades occidentales, un parque es mucho más que un espacio verde: es un centro de referencia para la vida en la ciudad y un espacio que fomenta la identidad de la misma.

Su diseño y su gestión deben entonces dejar de servir solamente, como ha sido siempre, a lo urbano (URBS) para extenderse a lo cívico (CIVITAS) y a lo político (POLIS).

Hay urgencia en revisar la cuestión, tanto para la construcción de nuevos parques, como el recientemente reactivado de Tablada, como para la reconstrucción -imprescindible- de los existentes: desde focos diversos, con nuevos criterios, con base en la participación social directa e inversa.

De principio, más que una gestión basada en el mantenimiento, que desde luego es imprescindible, debemos entender que los parques hoy necesitan un discurso basado en la activación social que permita la conexión de la ciudadanía con la oferta de equipamientos y usos, preservando las condiciones naturales del espacio y mejorando la calidad de vida de sus usuarios.

Lo verdaderamente importante en los espacios públicos no es su aspecto formal sino su función: quien los utiliza, quien les da vida.  Lo importante en un hospital no son las instalaciones y su mantenimiento, sino el servicio que presta, las vidas que salva, la salud que preserva… Lo demás, en los parques como en los hospitales, se corresponde acaso con un departamento de gestión o de operaciones, necesario, ya digo, pero secundario.

Y para la construcción de este nuevo discurso es hoy imprescindible la participación de la sociedad civil, de la ciudadanía.  El tiempo de los técnicos y los especialistas, decidiendo ellos solos en sus comités las cosas se ha terminado. La ciudad, sus parques, son un constructo social; esa es su naturaleza y ese es su método.

El parque más dinámico de Sevilla ha sido el del Alamillo y, dando por sentado que su dirección profesional ha sido la facilitadora principal de su éxito, su discurso ha partido de una propuesta marco y unos criterios de uso. Pero su narrativa y su identidad ha venido y está siendo construida por la ciudadanía libremente, en beta permanente, podríamos decir.  Que era lo que se perseguía en la estrategia social de este parque que, sí, tan cierto como inaudito, tenía una estrategia desde sus principios.

Esto ha sido también evidente el el parque patrimonial por excelencia de la ciudad, el parque de María Luisa, que cuando entre 2009 y 2010 quiso trascender de su carácter de jardín -rico y hermoso, pero sólo un  jardín- para jugar su papel como espacio público en el sentido en el que hablamos, logró convertirse en referencia renovada de la cultura comunitaria y las dinámicas sociales sevillanas, a partir de una puesta en disposición del espacio y de algunos recursos para que la propia ciudadanía se expresara. La gestión profesionalizada y proactiva, entre bambalinas, fue su soporte y cuidó de que los elementos necesarios para tal discurso estuvieran a punto de revista, pero la identidad, aunque efímera, de esa etapa de nuestro parque más singular fue construida por la sociedad civil.

Por eso, aprovechando que en Sevilla se abrió la pasada semana el ciclo “Agua, paisaje y ciudadanía”, con las jornadas “Sevilla ciudad sostenible: de los orígenes del jardín al sistema verde urbano”  propongo que se acometa un amplio proceso deliberativo sobre los parques de la ciudad, sobre los que asoman como Tablada pero también sobre los existentes; un proceso que nos lleve a construir y reconstruir y dotar nuestros espacios públicos desde esas nuevas ópticas que los tiempos exigen.  El método incluiría, naturalmente, la participación social directa y vinculante para las autoridades en la materia; con consultas continuadas a la ciudadanía y con un mecanismo de verificación-falsación de las propuestas y consideraciones. Y todo ello bajo un sistema continuado de evaluación y control transparente. Vaya, como si se tratara de un ejercicio de gobierno abierto o de la tan europeizante y pregonada gobernanza multinivel…

Es totalmente posible: ya se ha comprobado y ha funcionado.  Sólo es querer.

Las ciudades que mejor llevan su ‘estrategia inteligente’ (#smartcities). Barcelona, la única española…

Nokia lanzó en noviembre pasado un estudio que identifica las mejores prácticas de 22 ciudades inteligentes de todo el mundo en base a su nivel de desarrollo de aplicaciones TIC y de tecnología IoT en torno a tres pilares: inteligencia, seguridad y sostenibilidad: The Smart City Playbook (‘El libro de la Ciudad Inteligente’).  Entre esas 22 ciudadaes ´solo hay una española, Barcelona…

Pero lo que más atención me llama es que Málaga o Sevilla -desde donde escribo- no aparecen en un informe, en una lista, en la que hay ciudadaes con un cero patatero o un uno raspado en algunos de esos tres campos. Se ve que, aunque la propaganda pregone recurrentemente nuestros pretendidos avances en estas materias, aún somos irrelevantes en el panorama smart.

Hay que seguir en la senda y aumentar los esfuerzos, no tanto por la aplicación tecnológica que pide el desarrollo de las asmart cities como por los objetivos de progreso, seguridad, sostenibilidad, etc., que persigue la estrategia.

Sevilla lo tiene más apurado, porque anda ahí queriendo ser reconocida como capital verde europea en 2019 y no parece que los ritmos -como en casi todo los demás proyectos ciudadanos hoy por hoy- sean los más adecuados.
Veremos…