El BLOG de Benito Caetano

Comunicación, asuntos públicos y otras emergencias...

Categoría: ORGANIZACION (página 2 de 4)

Por qué desde SVQ nos hemos metido de lleno en el #e20biz

Básicamente por que sabemos muy bien que hoy todo gira en torno a la comunicación. Mucho más aquello que tiene que ver con el mundo de la empresa, los negocios y el management. Lo sabemos los consultores, pero también lo sabemos como empresarios; como lo saben muy bien los clientes y lo saben también todos los que está en medio o al lado o delante o detrás. Ahora ya es así. Hoy.

La universalización de Internet y la proliferación de herramientas que promueven y facilitan la conversación continuada entre personas y grupos no sólo ha influido en lo ‘virtual’, sino que ha determinado cambios de muy gran calado en la vida real, en el comportamiento de las personas, acelerando los procesos de comunicación y multiplicando los canales disponibles. También ha provocado un incremento del afán por comunicar. Todo el mundo tiene hoy algo que decir y todo el mundo quiere hoy oir a los otros.  Esto ocurre en el mercado, sí, pero también dentro de las redes que son en sí mismas nuestras organizaciones y empresas.

En realidad hace décadas que la comunicación está en la base de cualquier estrategia empresarial o de negocio. La antigua cuarta P del marketing clásico es hoy la madre o matrona de las otras tres. La información sobre la que siempre ha de sostenerse cualquier iniciativa -como siempre ha sido-, hace mucho tiempo que dejó de ser una cuestión estática para convertirse en un ejercicio dinámico. Información que fluye.

Cuando Kissinger decía que la “información es poder” se refería a eso en realidad, a la dinámica de la comunicación. Todos sabemos que la información por si misma no sirve para nada, que sólo tiene valor cuando está en movimiento, cuando se transforma. Los entusiastas dicen que la conversación es la clave. Desde luego es una de ellas, de las fundamentales; tanto en la actividad exterior de nuestra organización como en la interna.

Ahora, con nuevas y probadas herramientas, con nuevas necesidades y nuevos hábitos, la comunicación como proceso y la conversación que lo caracteriza adquieren una potencia que nadie debe correr el riesgo de desaprovechar. Máxime cuando, como pasa con todos los vectores que efectivamente cambian el estado de las cosas en nuestro mundo, se conoce que el desprecio de lo nuevo o la tardanza en comprender los cambios que provoca y adoptar sus premisas puede costarle a uno muy caro y dejarle atrás por bastante tiempo. O fuera del negocio…

El Congreso de Empresa 2.0 y Social Business, que se va a celebrar en Sevilla el 17 y 18 de mayo, es un buen lugar para ponerse al corriente de todo esto, en términos reales y sobre casos y experiencias. Yo estaré allí. Entre otras razones porque he comprobado que mis resultados como consultor de comunicación han mejorado considerablemente con aquellos de mis clientes que ya han comprendido esta nueva realidad y han comenzado a adoptarla adecuadamente.

Cómo conseguir pérdidas millonarias descuidando lo esencial

Con todos los negocios finalmente gestionados con herramientas CRM y con casi el mundo encontrando formas para obtener más y mejores resultados en las redes sociales, podría tenerse la impresión de que se nos está olvidando lo principal, lo básico: el funcionamiento de la cadena real, para entendernos: aquella que no es virtual.

Verán ustedes, por mucho que se trabajen la web, por muchas redes sociales que gestionen y por mucha publicidad convencional que distribuyan, si no atienden como deben a apié de calle o en el mostrador…

El caso que les traigo no es nuevo, ocurrió en 2009, pero es el ejemplo más claro que he encontrado de cómo una mala política de operación sobre el terreno genera una reaccion virtual de incalculables dimensiones y costes. Esta vez si, aprovechando toda la potencia que otorgan los canales bien gestionados y especialmente los sociales a través de las redes.

Es un video musical, hecho por un tipo al que la compañía aérea le rompió su guitarra. El aparentemente normal David recorrió todo el camino “físico” pertinente para conseguir que alguien asumiera una responsabilidad sobre el bien roto: mostradores, llamadas telefónicas, papeles… Ninguna respuesta seria, ninguna explicación, ninguna responsabilidad. Al final, los de United Airlines se lo quisieron quitar de encima con un sencillo NO. Y pasó lo que podía pasar…

Cuando acaben de ver el video, pregúntense cuánto ha perdido la aerolínea y cuanto les hubiera costado hacer su trabajo correctamente y cumplir con su responsabilidad. Piensen también dónde situarían la responsabilidad sobre este caso dentro del organigrama.

[flv]http://benitocaetano.es/wp-content/uploads/2012/01/United-Airlines-rompió-mi-guitarra-Spanish-version.flv[/flv]

PS.- No creo que llegara a tanto, pero en algunos medios se dijo que, tras haberse superado los 4 millones de vistas del video en las primeras semanas, las acciones de United bajaron un 10% y la compañía tuvo pérdidas por valor de 180 millones de dólares. Puede ser exagerado, pero nadie duda de que las pérdidas fueron millonarias. La cosa ha llegado a atner una entrada en la Wikipedia con detalles bastante curiosos…

¿Qué pasaría si el Sol nos mandara su energía empaquetada?

Esta semana he asistido a la asamblea de la plataforma Solar Concentra, que se ha celebrado en Sevilla y a la que SVQ, mi empresa, aporta parte de su conocimiento participando en uno de sus grupos de trabajo en virtud de sus compromisos de responsabilidad social corporativa (RSE o RSC, según quien lo abrevie).

Solar Concentra es una plataforma para el progreso de la energía solar térmica de concentración: la más seria y probada opción para la generación de energía responsable y limpiamente, la gran alternativa a las nucleares.

Lo cierto es que, enfrascado en sus asuntos, he recordado un spot publicitario que guardaba en nuestro archivo profesional, realizado para la compañía alemana Solon, que no es exactamente solar termoeléctrica pero que si es solar y comparte nuestra visión de que, como dice el profesor Valeriano Ruiz, alma mater de la plataforma, “la clave es el sol”.

Cada dia “caen” sobre la Tierra billones de kWh casi sin que nos demos cuenta. Y los desperdiciamos. Solon cree, con razón, que somos idiotas si no los usamos y, concluye, llamando a la acción responsable, Don’t leave the planet to the stupid

Un video espectacular, con un mensaje bastante importante. Disfrútenlo.

[flv]http://benitocaetano.es/wp-content/uploads/2011/12/Solon_Baterieregen2.flv[/flv]

Microsoft: Escenarios de un futuro inmediato. Y elitista…

Microsoft trabaja continuamente sobre escenarios de futuro.  Como casi todo el mundo. Pero los escenarios o visiones de futuro que maneja Microsoft aportan el valor del conocimiento exclusivo que se le supone a la firma: Microsoft sabe cosas que los mortales ignoramos…

Periódicamente hacen un vídeo con el que difunden sus visiones. Este que les traigo es una actualización a 2011.  No se distancia mucho de los patrones originales sobre los que trabaja la compañía, más bien los ratifica.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=a6cNdhOKwi0[/youtube]

Claro que este mundo nítido y superconectado, que sí, que está a la vuelta de la esquina y no más lejos, es el mundo de los elegidos del planeta. Ni de lejos pueden imaginarse escenas como éstas en un mundo, en el real, en el de los 7.000.000.00 de habitantes; un mundo en el que la mayoría malvive o muere para permitir estos otros mundos ideales.

 

La ‘incompetencia jerárquica’ que lastra el buen gobierno de una organización

Llevo años observando en mi entorno profesional un fenómeno demasiado común, del que mucho se charla pero poco se habla: A medida que se asciende en una organización jerárquica, una gran empresa o un gobierno, por ejemplo, aumenta el riesgo de perder el conocimiento tácito sobre los problemas y sus circunstancias.  Hablo de las personas, de los directivos y altos ejecutivos de las organizaciones. A esto lo llaman algunos incompetencia jerárquica y su principal consecuencia es la incapacidad de las organizaciones para desempeñar sus misiones y lograr los objetivos que se hayan establecido. Algo que podemos temer muy extendido, visto como están yendo las cosas.

Si, ya lo se, esto que digo se emparenta estrechamente con el Principio de Peter, que dice en resúmen que “en una jerarquía, todo empleado tiende a ascender hasta su nivel de incompetencia: la nata sube hasta cortarse” y cuya raiz se basa igualmente en análisis de casos de incompetencia en las organizaciones.  Lamentablemente la gente tiende a tomarse a broma tanto este principio como sus corolarios más famosos.  Yo no: Cuestión de supervivencia.

Me preocupa especialmente, por mi condición de consultor, la muy frecuente desatención e infravaloración de la información y los enfoques que proceden de personas, o departamentos o empresas, jerárquicamente inferiores.  Cosa que ocurre muy especialmente cuando los asuntos en cuestión pueden ser enmarcados en un campo considerado perteneciente a cualquier ámbito competencial o de conocimiento personal asociable, a veces auto-asociable, con el sujeto en cuestión, con el jerarca.   Muchas veces esto acaba llevando a una excesiva simplificación de los problemas: cuando finalmente se acepta la información o el enfoque, son demasiados los que abusan de los resúmenes ejecutivos y otros esquemas que inicialmente deben servir para enmarcar un asunto (frame) pero sobre los que acaban por tomarse decisiones de estrategia o gobierno.  Asi nos va.

No digo en ningún momento que esto ocurra intencionadamente.  A menudo caen en esta trampa personas bien intencionadas que, sencillamente, se ven sobrepasadas en algún aspecto por su situación o sus responsabilidades al frente de la maquinaria.  El concepto de incompetencia jerárquica y su reflejo en la gestión no sólo causa terribles estragos en la organización a la que afecta y sus públicos interesados, también en la propia persona que cae bajo su influjo. Y todo empeora cuando esta persona está, ella sola, en la punta de la pirámide…

Cuento ésto porque ando preocupado por la escasa atención que se le presta a la comunicación lateral multinivel y a los canales llamados informales.  Ahora, cuando estamos viendo que el valor de las cosas y hasta de las economías de los paises sube o baja en función de lo que se comunica (a los mercados, por ejemplo), cuando comprobamos que hasta la masa ya no es una masa sino un sumatorio, es cuando más necesitaríamos cuidar estos asuntos. Frente a la organización jerárquica, la red; frente a la comunicación lineal, la comunicación lateral, los canale sinformales.  Todas estas cosas están muy unidas, todas son tan difíciles de digerir para los jerarcas…

Volveré al tema.

¿Quién cree a las empresas y sus portavoces? (Cada vez peor…)

La gente confía cada vez menos en las empresas y sus portavoces.  La multinacional Burtson&Marseller ha realizado la encuesta Trust&Purpose Survey de la que, a partir de 3.500 encuestas online, algunas en España, se deduce que los consumidores sospechan del uso perverso de sus datos por las compañías que los manejan y consideran de manera mayoritaria que éstas son en general poco creibles en lo que dicen publicamente.  Sus portavoces son dehonestos y mentirosos, esas son las palabras.

Y éste, uno de los cuadros:

61% contra 39%.  Siendo optimistas, aún no es muy grande la diferencia: ¿Será salvable?.

La cosa empeora cuando se le pide a la gente que compare la credibilidad de las compañías con lo que era hace unas décadas.  Ahí si que pierden en general: un 72% considera que éstas eran más dignas de confianza antes que ahora.  El cuadro:

Malas prácticas. Desde mi posición puedo ver claro que, la pérdida de valores intangibles se deben a una mala comunicación, a una comunicación no ética, orientada a mantener una ficción poco sostenible.  A mi juicio, al juicio profesional de SVQ, lo mejor que pueden hacer empresas y corporaciones es revisar todo eso: apostar por la transparencia, el contacto abierto (cluetrain…) y la responsabilidad social, descartando prácticas tan desfasadas como socialmente nocivas y peligrosas para sus intereses a medio y largo plazo.  Muchos sabemos como hacerlo, muchas organizaciones ya exploran ese camino con resultados más que buenos.

Dicen que dijo Lincoln que “no se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo”.  Añado que, además, no es necesario. Salvo para quienes gestionan el mundo apoyados en el hard power como única y caduca opción, tal vez por no alcanzar más allá.

 

Realidad y ficción de la Responsabilidad Social Corporativa

La empresa de comunicación que dirijo cumple, en este de 2011, 25 años de existencia.  Desde que fue fundada en 1986, SVQ ha tenido muy claro que el papel de las empresas en el entorno social en que nacen y se desarrollan debe llegar mucho más allá del simple ejercicio de una actividad orientada al beneficio económico de quienes las componen.  Las empresas, especialmente las pequeñas y medianas, no son nada sin esa sociedad de donde surgen, no pueden vivir al margen de la misma.   Y esto quiere decir que sus beneficios, materiales e inmateriales, deben alcanzar ese entorno.  En forma de conocimiento, mediante la generación de riqueza, a través de la puesta en disposición pública de herramientas y procesos para el bien común y, desde luego, actuando con unos valores éticos y profesionales, con unos compromisos que contribuyan a la mejora social y el progreso.  Una empresa es un ciudadano corporativo.

Tales compromisos están representados en una parte importante por el Pacto Mundial, que suscribimos en 2004 y que, año tras año, desde entonces, hemos venido ratificando y ampliando, con sus correspondientes informes remitidos periódicamente a la sede de Naciones Unidas.

En aquel año de 2004 estuvimos entre el medio centenar -corto- de empresas que fundamos en Madrid la asociación española del Pacto Mundial.  Tal asociación, cuyo objetivo fundamental era el de extender en la práctica el compromiso de Naciones Unidas sobre la responsabilidad social, creció notablemente en poco tiempo y atrajo el interés de grandes empresas, multinacionales incluidas.  Dos de ellas, cuya reputación conocemos todos, al frente de la organización actualmente: Endesa y Telefónica.

Todo ello ha beneficiado considerablemente al proyecto, lo cual es innegable, pero ha traido a la vez algunos efectos negativos. Entre ellos la aparición de una concepto de gestión de la RSC más orientado a proporcionar facilidades y aprovechar oportunidades que a profundizar en los compromisos y, de manera peligrosa, a la explotación de la RSC poco más que como argumento de marketing social por algunas compañías.  Según ‘prosperó’ esta visión, SVQ abandonó la asociación, al poco tiempo.

En nuestro último Informe de Progreso, enviado directamente a la oficina del Global Compact de Nueva York, a la que reportamos habitualmente, hemos expresado nuestra preocupación por esta situación, por  “la pérdida de valor del compromiso que supone el Pacto Mundial, debida principalmente a su uso como mero argumento publicitario por ciertas compañías, que no siempre actúan con la coherencia deseada y cuyas acciones en contrario al Pacto son del dominio público gracias a los medios de comunicación y los social media”.

Para nosotros, pequeña empresa insertada completamente en la sociedad de su entorno, es muy preocupante, como firmantes, el riesgo de descrédito que conlleva la enorme influencia que algunas de esas compañías ejercen sobre el discurso común del Pacto.  Por ello creemos que quizás debería revisarse el sistema y así lo hemos comunicado.

Antiguas entradas Recientes entradas