La entrevista a Otegi en TVE desencadena uno de los mayores ejercicios de hipocresía política de estos tiempos…

Algunos partidos, siempre de la derecha y de la extrema derecha, censuran la entrevista a un competidor izquierdista, cuyo partido está en el Congreso de los Diputados (4 diputados en la generales) y en otras instituciones por los votos de su electorado, con argumentos que no son mínimamente sostenibles. Vamos por partes:

Lo primero: Cierto, Otegi es un exetarra, que probablemente tenga relación con crímenes otras barbaridades de sangre, pero que de momento son solo suposiciones que no han sido demostradas nunca.

Y entrevistarlo es un ejercicio de normalidad para conocer el punto de vista del actor público y averiguar las opiniones de su partido; no es ni mucho menos «blanquear» a ETA.

Fíjense en la frase que aparece en la noticia citada más adelante: «blanquear» a esta formación como «brazo político» del franquismo que no ha condenado ni pedido perdón por sus crímenes»…

No, evidentemente la nota o lo que sea -no se aclara- que han difundido los partidos del trifachito no dice «del franquismo», por dios, dice «de ETA»; que no lo mismo pero que vale casi igual. Sólo que el «brazo político» del franquismo, que también está en el Congreso es VOX, uno de los que se oponen a la entrevista a Otegi.

Para mas inri es Iván Espinosa de los Monteros, portavoz de VOX, blanqueado hasta la saciedad por los actuales medios comerciales de comunicación, el que afirma que Bildu -formación totalmente legal de la que Otegi es secretario general- va a ser blanqueada con esa entrevista.

Luego están los otros, PP y Cs, a los que vamos conociendo por sus obras en esta espiral simbólica -no realista- en la que vivimos los españoles: fuera centros de memoria, fuera programas europeos para la reducción de la contaminación, fuera carteles contra la violencia machista, fuera citar nombres propios en estudios sobre la represión, fuera…

Por cierto, que ya hace meses que se usa el término «blanquear» siempre referido a la izquierda y a la izquierda nacionalista en concreto, nunca a la extrema derecha que ya se trata con toda normalidad en los medios comerciales.

¿En serio no lo pillamos?