El BLOG de Benito Caetano

Comunicación, asuntos públicos y otras emergencias...

Etiqueta: futuro del periodismo (página 3 de 4)

Algunos apuntes (constructivos) sobre el futuro de los medios

El futuro de los medios de comunicación provoca una gran incertidumbre, algunos lo ven bastante negro, otros llegan a pronosticar su fin… Pero no tiene por qué ser así.

Veamos. Está claro que el concepto clásico de periódicos y otros medios convencionales ya no va a ningún sitio.  El consumo y la valoración que hace la gente de ellos lo demuestra de manera contundente.

Muchas empresas editoras y emisoras han emprendido un decidido camino en pos de la tecnología que parece determinarlo todo en estos tiempos. A algunas les está dando un resultado por el momento; una mejora de posiciones que no pasará de aparente hasta que no se convierta en tendencia. Y yo no estoy tan seguro de que esto ocurra en los más de los casos.

Todos tenemos claro que los medios del futuro -de un futuro que parece precipitarse a velocidad de vértigo- deben ser móviles, sociales, locales y audiovisuales.  Esta es la profecía y apuesto a que es de las que van a cumplirse.

¿Pero creen que todo depende de la aplicación de la tecnología a los procesos y a los productos?.

Un cambio de paradigma ha hecho que los periodistas dejen de ser el elemento articulador en los medios de comunicación.  Los criterios profesionales y la conciencia del papel social del periodismo han pasado a un plano testimonial, como mucho, en las empresas. Y éstas han abadonado la ‘comunicación social’ por la ‘comunicación comercial’, que incluye aquella que obtiene réditos por servicios políticos.

El papel protagonista dentro los medios de comunicación está en manos de financieros y de técnicos.  Los contenidos, al menos en la prospectiva, están llegando a tal nivel de crisis que ya hay quien los elimina directamente de la paleta primaria: en el foro anual sobre el futuro de los medios (4th annual Future of Media Forum), celebrado el pasado 5 de octubre en la universidad de Nueva York, hubo debate en este sentido y se manejaron ideas para optimizar la situación de escasez.

Mal camino.  ¿Sentar una base en la que los contenidos pueden ser secundarios y de otra automatizar su producción, repitiéndolos, inventándolos en serie si es necesario y valorando que haya mucho de donde cortar, poniendo ésto por encima de que se busque lo relevante y se enfoque y se elabore para su distribución desde una posición de referente social? ¿Medios que consumen recursos elevados en experimientos tecnológicos tentativos, que funcionan relativamente (tv interactiva, medios como portales, periodicos como redes, subproductos…), en una especie de deriva hacia el gadget como centro de toda operación?.

Si, vale, cuando los involucrados nos encontramos en foros y reuniones, todos aceptamos que el futuro girará en torno a los contenidos; pero nunca definimos el ‘qué’ y el ‘cómo’ de estos; así que acabamos por aceptar ‘contenidos’ como animal de compañía…

Lo primero que pienso cuando me planteo esta cuestión -algo que muchos hacemos a menudo- es que hay una premisa que debemos aceptar: incertidumbre y pesimismo son la consecuencia directa de lo que estamos haciendo con y desde los medios. Hoy. Periodistas en retirada incluidos. Lo segundo que pienso es que otra cosa bien distinta es lo que podríamos hacer.  O lo que deberíamos hacer, al menos.

Y siempre llego a la misma idea: Todo lo que conocemos desaparecerá -y con ello esos valores que siempre quisimos tener de nuestro lado y que nos aseguran un papel en el mundo- si empleamos la tecnología sólo como reclamo o para fines inapropiados, si basamos nuestra estrategia en el oportunismo, si ponemos proa a la pasta sin detenernos más en cual es de verdad nuestro papel, en qué esperan los ciudadanos (vale, incluso concebidos como clientes) de nosotros o en buscar la senda de retorno a lo ‘social’ de la comunicación, con honestidad y todos sus demás requerimientos ‘molestos’…

Por muchas cuentas de colores que enseñemos, por mucho chirimbolo que nos inventemos para sorpresa y consumo general, aunque lleguemos a personalizar un ‘servicio’ para cada cliente… la fiebre acabará y la gente sólo estará con los medios si confía en ellos. Punto. Recuerden que ya habíamos aprendido que son los consumidores los que determinan el producto y no al revés.

Y lo dejo por ahora. Con esto que he dicho es con lo que creo que hay que renovar el negocio. Y la profesión del periodismo.  Que trabajen desde ahí técnicos y financieros y que vuelvan los periodistas a su labor. O adiós.

Los periodistas usan profesionalmente Twitter el doble que Facebook

Los periodistas españoles prestan el doble de atención a Twitter que a Facebook. Bueno, es lógico: Twitter es una red de contenidos mientras Facebook está orientada a la afiliación; pero ambas redes compiten a niveles populares en el mismo mercado y los datos son los datos…

Fíjense, en el cuadro de arriba, independientemente de que haya otros datos que maticen los que ofrece este cuadro, cómo los profesionales del periodismo español utilizan el pajarito, como dice mi amigo Montero Glez., para sus alcances y para informarse.

Esto sale de un estudio algo más amplio que han realizado profesores de la Universidad Carlos III de Madrid, a partir de 50 entrevistas a profesionales. Quizás pocas fuentes para ser relevante, pero suficientes para una aproximación inicial al asunto.

El documento completo de dicho estudio, titulado “Join the Conversation: cómo están usando Twitter los periodistas españoles”  puede bajarse aquí y la nota de prensa distribuida por la UC3M aquí.

Lo más lamentable es que, tratándose de una universidad española y de un trabajo sobre los periodistas españoles, sólo hayan distribuido la versión del estudio en inglés, lo que limitará su alcance. Lo suyo sería en bilingüe o en ambos idiomas por separado, para ser efectivo en casa y en el imperio. En fín, la gente que es snob, supongo…

¿No será este robot el auténtico ‘periodista digital’?

«Cada artículo de 500 palabras cuesta siete euros y es redactado en 60 segundos», esta es la clave sobre la que girarán las ventas del nuevo «robot periodista» desarrollado y experimentado por una startup de Chicago.  Ya veremos cual es su recorrido, pero podemos esperarnos cualquier cosa, visto cómo está el patio de los medios, la poca calidad que viene teniendo la profesión de periodista y la baja estima que la ciudadanía (¿debería decir «los consumidores»?) demuestra por el trabajo periodístico en estos tiempos.

La empresa se llama Narrative Science y ha desarrollado un sistema que transforma una sencilla entrada de datos en una historia, en una noticia… en contenido editorial, vamos.  Estamos hablando de una aplicación que genera, sin periodistas de por medio, artículos, informes, esquemas, titulares… Da igual que los datos que se le suministren estén estruturados o no, sean cifras o texto.

Ya hay medios que la están utilizando…


Les dejo algunos enlaces para que se hagan cargo: éste de Popular Science o éste de Business Insider o, finalmente, éste de The New York Times, por si tienen acceso.

El futuro de la comunicación, casi como será…

Hace unos años, una consultora de estrategia de redes italiana, Casaleggio Associati, realizó «El futuro de la comunicación», un video de ‘anticipación’ en el que resumía la historia de las redes, de conocimiento y de las tecnologías, desde la posición de una persona, un avatar en realidad, en el año 2051.

A mi me parece divertido, ilustrativo y bastante interesante.  Por eso lo comparto.  Les recomiendo que lo vean detenidamente y que, luego de la sorpresa, piensen detenidamente en la historia que cuenta: bien podría ser la que estamos viendo llegar, bien no; desde luego algunas de las claves que interpreta son innegables… ¿inevitables?.

Luego digan si en realidad les gusta ese brillante futuro. Al fin y al cabo, se creemos a Negroponte, los bits han reemplazado a los átomos, ya…

Observar la decadencia de los medios comerciales: El peligroso ataque de un león herido

No hay que se un lince para darse cuenta de que los medios de comunicación han perdido su sentido social en las dos últimas décadas.  Me refiero a los medios de comunicación convencionales, esos que podemos denominar «medios de comunicación comercial», frente a los «medios de comunicación social» que representan el periodismo ciudadano y las redes sociales.

Pues bien.  Los medios de comunicación comercial han abandonado su función social en favor de su cuenta de resultados.  Es lo común que, en todos los rincones del mundo, con excepción quizás de pequeñas comunidades o medios alternativos, orienten sus prioridades hacia los grupos sociales o los estamentos de poder que pueden proporcionar beneficios, directos o indirectos, a las sociedades mercantiles que los gestionan.  Nada que ver con el periodismo que creíamos intermediador, nada que ver con la prensa como vector de la democracia.

Esto coloca en serio peligro la libertad de expresión y el derecho a la información, ya que se filtra el acceso de numerosas opiniones y grupos sociales a dichos medios y se selecciona perversamente la información con la que diariamente se construye ideológicamente la realidad.

Ciertamente, con las nuevas tecnologías, esta realidad va camino de corregirse o, al menos, está en proceso de revisión -¿decadencia?- y tal cosa supone para sus operadores un claro peligro financiero. Lo malo es que, a pesar del crecimiento exponencial de los medios sociales a través de Internet, siguen siendo los medios comerciales, especialmente los diarios, los prescriptores de esa realidad construida y los determinantes de la agenda política y social en que vivimos.  Principalmente por culpa de nuestros gobernante y líderes políticos, quienes prestan una desmesurada atención a la verdad publicada, a pesar de estar al corriente de su valor real.  Podemos decir que los periódicos construyen un mercado de valores de la realidad en el que políticos y gobernantes juegan según sus expectativas de negocio, pero que la relación valor-precio de tales valores es un dislate.  Aún así no hay gobierno, próximo o lejano, que no ande en los últimos años soltando dinero a mansalva para salvar a los grupos mediáticos de su territorio, como con los bancos.  En algunos de estos casos, a base de contratar servicios espurios de dichos grupos y pagar cantidades irreales por ellos.

Hablo de los regímenes que se consideran democraticos, claro, aquellos sobre los que puede infliur la presión de sus cuidadanos y la denuncia de la ilegalidad.  Los autoritarios son otra cosa y requieren otro tratamiento, sin duda.

Voy a donde quiero llegar: Expertos de distintos organismos que tienen, al menos en teoría, la misión trabajar por los valores ciudadanos que todos aceptamos como esenciales (democracia, igualdad, opciones…) han venido estudiando los últimos años el discurrir de este fenómeno de deconstrucción del periodismo en favor de los intereses representados por las empresas periodísticas y han llegado a concretar algunas conclusiones al respecto.  Algunas de ellas son complejas o demasiado especializadas, pero el listado que les traigo a continuación es, me parece, un claro exponente de lo que hay que enfrentar inmediatamente si no queremos vivir en un mundo ficticio o que funcione a las órdenes de un sólo poder que, ya lo imaginarán, será totalitario a la postre.

Éstos que siguen son los principales desafíos que tenemos por delante, campos de observación sobre los que hay que mantener una actitud claramente comprometida.

  • La existencia de mecanismos ilegítimos para controlar los medios.
  • La existencia de leyes penales que criminalizan la crítica.
  • La creciente violencia contra periodistas y comunicadores.
  • La necesidad de reforzar la vigencia e implementación del derecho de acceso a la información.
  • La discriminación en el derecho de ejercicio de la libertad de expresión.
  • Las presiones económicas que limitan la libertad de expresión.
  • Las restricciones desproporcionadas en nombre de la seguridad nacional.
  • La urgencia de garantizar el acceso universal a Internet.

Han sido sintetizados por equipos a cuyo frente han estado representantes especialmente designados de Naciones Unidas, de la Organización de Estados Americanos, de la Comisión Africana de Derechos Humanos y de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa.  No debe ser moco de pavo…

GoogleTV, lo mejor de dos mundos

Mientras le doy vueltas a lo hablado en la sesión de trabajo sobre ‘Comunicación política’ de la semana pasada y mientras preparo la referencia para ustedes de la conferencia que di el viernes ante el congreso de la Asociación Española de Centros de Negocios, me dijo encandilar con la presentacion de la GoogleTV.  Y les enlazo un video sobre la dicha.  No olviden lo que ya advertimos muchos: la TDT es un petardo y durará poco o nada…

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=diTpeYoqAhc[/youtube]

La blogosfera en español, soleada pero con nubes

Bitacoras es el principal agregador de blogs en lengua castellana del mundo, con casi medio millón de blogs.  Cada año presenta un informe sobre la blogosfera que, teniendo en cuenta el universo que analiza, debe presumirse como bastante más importante que un mero informe indicativo o un estudio sobre un muestreo limitado. Lo es.

Por eso lo pongo aquí.  Lleguen ustedes amismos a sus conclusiones, aunque a mi me llama la atención el escaso vector que supone el incremento de contenidos respecto al del número de blogs.  Y el asunto de género.  No obstante, como bien dicen en bitacoras.com, la blogosfera en español ‘goza de buena salud’.

Bájenselo de aquí o léanlo más abajo…

« Siguientes entradas Recientes entradas »